Beltza Records - Keep on Rythm & Blues Style!
Soul Jazz R&B Reggae/SKA Dance Punk 60s 70s POP/Rock Metal Extras Latino Brasil
ver el carrito
RAMM: ΣLL: ZΣΣ [FUTURISMO GÓTICO]
RAMM: ΣLL: ZΣΣ [FUTURISMO GÓTICO]
2024-02-19 - 213 visitas - Tags: , , ,
© All rights reserved.

RAMM: ΣLL: ZΣΣ/ FUTURISMO GÓTICO/ DESTRUCTOR DE ICONOS/ LOS NOMBRES/ LOS CAMINOS/ LOS EDIFICIOS

Texto: Carlos G. De Marcos

BELTZA EXPERIENCE - LOGO - BAZTAN - MALERREKA - MUSIC - MUSICA

“Deshazte del significado. Tu mente es una pesadilla que te ha estado comiendo: ahora come tu mente.” Kathy Acker

En el África negra, ciertas prácticas mágicas aconsejan no revelar tu verdadero nombre ya que de hacerlo tus enemigos podrían de este modo llegar a ti y poseerte. Quizás tenga que ver con el mito de Ra, dios primordial del panteón egipcio, que fue derrotado por revelar a Isis su “nombre secreto”. Conocer tu verdadero nombre se convierte en una clave, una contraseña para acceder a tu ego, a tu persona(lidad), a aquello que hace que tú seas quien eres (o algo así). El nombre, su conocimiento, la palabra, es la llave con la que Alí Babá pudo entrar a la cueva de los 40 Ladrones y de este modo poder llevarse  los  tesoros  en  ella  ocultos.  ¡Ábrete,  Sésamo!  Es  el  mismo procedimiento que necesitamos  -dar con la palabra indicada- en nuestras búsquedas de información (conocimiento) en la cueva (virtual) de Internet. Al menos es como yo lo hago: hilo palabras en diferentes composiciones hasta que el buscador me abre las puertas a algún enlace oculto al primer vistazo  o  más  allá  de  las  primeras  páginas  posicionadas  del  motor  de búsqueda  de Google o  similares. El  capitalismo virtual siempre  colocará (previo pago) sus productos en primera línea de búsqueda (y por lo tanto de presunción de ser consumido, sea tanto algo material como ideológico) a sabiendas de la habitual pereza del usuario (o su convencimiento de que "hay demasiada información" o de que esa información es la misma e indiferente. La información funciona cuando se adecúa un sistema de ordenamiento de la misma y, por supuesto, es del todo esencial impedir o caer en la trampa de que ese sistema de ordenamiento nos sea dado por otros, eso destruiría el poder de esa información, transformándola en una celda metafísica la cual nos será imposible ver sus barrotes). Tampoco deberíamos olvidar, obviar, que para el capitalismo tu nombre es importante, siendo el tráfico de datos, de nombres, un oscuro negocio lucrativo manejado desde las sombras, oculto al ciudadano, y que cuando el tuyo es revelado, cuando lo logran, tratarán de capturarte con sus ofertas. Las redes sociales, Facebook por ejemplo, trata (en vano) de conocer, de saber nuestros verdaderos nombres. Así parecen exigirlo al abrir una cuenta y rechazar aquellos que consideran falsos. Sin embargo, parece que existe una resistencia y muchos de los usuarios de redes sociales se muestran públicamente con un nombre que no es el suyo, que recuren  a  alterar  el  verdadero,  construyendo  un  anagrama  del  mismo, optando por un alias, combinando nombre y lugar de nacimiento o el apellido de  un  artista  admirado,  deletreando  al  revés  nombre  y  apellido...  con  la intención  de  crear  un  personaje,  observar  sin  ser  observado,  burlar  la vigilancia de parejas, amantes o jefes de oficina... de no ser capturados.   

ULTRAMARINOS - PARROQUIA 13 - BELTZA EXPERIENCE - BAZTAN - MALERREKA - MUSIC - MUSICA - BROCANTE - GASTRONOMIA

Los primeros copistas judíos, sobrecogidos por lo sagrado de los nombres de Dios, y como medio de mostrar respeto y reverencia hacia ellos, antes de copiar los textos sagrados los pausaban antes de copiarlos, y usaban términos de reverencia para mantener oculto el verdadero nombre de Dios. Moisés, después de escuchar la misión que Dios le había dado, le pregunta: “He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé? Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob. Este es mi nombre para siempre, éste mi memorial por todos los siglos”. Por lo tanto, el verdadero nombre de Dios nos es desconocido y si algún humano tuviera  la  desgracia  de  escucharlo,  se  volvería  loco  al  instante.  En  el Pentateuco y en el idioma hebreo en el cual el versículo de “Yo soy el que soy” fue escrito, las letras que designarían el nombre de Dios serían “yod-hei-vav-hei” ( הוהי), que traducido al alfabeto occidental dan el tetragrama YHWH, pues la escritura hebrea antigua sólo incluía las consonantes de cada palabra y descartaba las vocales. Así, los eruditos modernos conjeturan que originalmente el tetragrama YHWH se pronunciaba “iajuéj”.  

Los nombres pueden invocarse y utilizarse como poderosos conjuros. Te dan poder o te lo arrebatan. De hecho, en algunas culturas nuestro nombre propio es  el  menos  propio,  aquel  que  rechazamos  por  múltiples  cuestiones  que varían desde la propia fonética, musicalidad o estética asociada al nombre ("es un nombre de viejo", etc...) a la elección de otro que creemos más acorde con nuestras pretendidas cualidades o deseo de cualidades y que casi nunca tiene que ver con lo que etimológicamente significa el nombre sino con algo mucho más (a priori) superficial (aunque quizás no tanto) que tendría que ver con cómo nos desarrollamos y nos proyectamos en/para los demás o las propias modas (hay nombres de "viejo" como Brígida o Eufemiano, Felisa, Herminia, Práxedes..., hay nombres de "choni" como Jenni, Vane, Rebe o la Xini; de "cani" como Brayan o Kevin, Izan, Jonathan..., hay nombres de "pijo": Borja, Cayetana, Jimena, Jacobo, Pelayo...) No es lo mismo llamarse Sara,  Laura  o  Eva  que  Remigia,  Justiniana  o  Patrocinio;  no  digamos  ya llamarse  Patroclo,  Luzdivino,  Isabelo  o  Tolentino.  Son  nombres  que arrebatan la pretendida esencia y con los que hay que lidiar y que las más de las veces provocan vergüenza en los portadores. De algún modo, el nombre marca, para bien o para mal; es un sello que a veces favorece y otras todo lo contrario. Durante nuestra vida muchos de nosotros seremos portadores de, como  mínimo,  un  par  de  sucesivos  nombres  personales  (desde  un diminutivo,  un  aumentativo  a  un  apodo  o  alias,  elegido  libremente  o impuesto. Portar un apodo u otro daría para otro texto extenso). "De alguna manera, en lo más profundo del subconsciente colectivo seremos también dos  o más  personas, dos o más seres  (Xaverio  Ballester. Universidad de Valencia)".  


Las  razones  para  cambiar,  digamos,  ritualmente  el  propio nombre personal, para proceder a una transnominación o "renombramiento" del individuo dependen de las diversas culturas, en las que la persona puede "ganarse" el nuevo nombre a consecuencia de haber superado un rito de paso o  situaciones  similares.  A  veces  el  nombre  puede  cambiarse  por  otros motivos: el homicida que espera no ser señalado por la comunidad tras el cumplimiento de su castigo o, precisamente, para no cumplirlo; el espía entre naciones e ideologías que adopta diferentes personalidades; ¿qué decir del aquejado  de  doble  personalidad  que  nomina  a  cada  una  de  ellas  con diferentes nombres?; el testigo amparado por el Programa de Protección de Testigos;  un escritor que elige un nom de plume; un artista que elige un pseudónimo  para  firmar  sus  obras:  Caravaggio,  El  Greco,  El  Bosco, Donatello, Juan Gris..., músicos: Prince, Bob Dylan Varg Vikerness, John Balance,  Billy  Childish...,  políticos:  Trotsky,  Stalin...,  papas,  toreros, futbolistas,  delicuentes...  El  nombre  tras  el  nombre.  "Los goldos  pueden cambiar el nombre al hijo varón hasta varias veces a lo largo de su vida con objeto de hacerlo mejor o más feliz. Existe asimismo en Japón la posibilidad de cambiar de nombre para aquellos que desean rehacer su vida. También algunos esquimales practican el cambio de nombre personal cuando ya son adultos con la sola esperanza de prorrogar así su crédito de vida. Con todo, existen  también  motivos  para  la  transnominación  que  son  prácticamente universales  o,  por  decirlo  en  términos  espaciales  más  precisos,  casi planetarios.  En  ese  caso  las  transnominaciones  presentan  regularmente  -como  casi  no  podía  ser  de  otra  manera-  motivaciones  de  más  calado ideológico y suelen venir acompañadas de vistosas connotaciones mágicas o supersticiosas. Así, la transnominación aparece muy a menudo asociada a la muerte o, más exactamente, al temor a la muerte, que es seguramente la más común y también la más humana motivación de un sinfín de mitos y ritos. Para empezar, por ejemplo, la transnominación aparece incluso vinculada a una  premuerte,  a  una  muerte  en  miniatura:  la  enfermedad.  (Xaverio Ballester. Universidad de Valencia)".  La elección de uno u otro nombre tiene mucho que ver con aquello que creemos o deseamos ser y que en muchas ocasiones no queremos entregar a los demás para no vernos privados de ello y la posibilidad de evolución y conocimiento  de  ese  mismo  nombre  o  clave.  Es,  quizás,  de  modo subconsciente, un conocimiento del principio mágico con el que abría el texto.  Así,  Oscar  Wilde  (de  verdadero  nombre  Oscar  Fingal  O'Flahertie Wills Wilde) decía que: "Lo único que se conseguirá diciendo siempre la verdad  es  ser  siempre  descubierto",  es  decir,  revelarse  uno  mismo,  esa verdad, ese nombre, es quedar al descubierto, en manos de otros, privados de acción para ser, dejar de ser o reinventarse a voluntad. Colette Peignot, quien firmaba sus textos disolutos y transgresores como "Laure", un nombre tras el que reinventarse o ser como el niño que observa la vida de la familia semi oculto en la esquina de la sala y construyendo el suyo propio mental dijo, en la misma sintonía a lo dicho por Wilde, que: "Qué alivio: no estoy nunca allí donde los otros creen encontrarme y poderme atrapar." Y no lo estaba, ni de actitud ni de "nombre". En cualquier caso, el nombre y aquello que contiene y significa siempre está en juego.     

ULTRAMARINOS - PARROQUIA 13 - BELTZA EXPERIENCE - BAZTAN - MALERREKA - MUSIC - MUSICA - BROCANTE - GASTRONOMIA

¿Qué artista del hip-hop utiliza su propio nombre? ¿Saul Williams, Kanye West...?  Grandmaster  Flash,  Afrika  Bambaataa,  J  Dilla,  Madlib,  Ras  G, Flying  Lotus,  Nightmares  On  Wax,  DJ  Shadow,  Moodymann,  Clutchy Hopkins, Gonjasufi, Spectre, Mos Def, Zeroh... Todos ellos, por una razón u otra  han  elegido  nombres  artísticos  tras  los  cuales  subvertir  los  suyos propios.    

RAMM: ΣLL: ZΣΣ, artista del grafiti, "escritor", como se llaman a sí mismos estos artistas urbanos, rapero y futurista gótico, fue una de las figuras más interesantes y míticas del universo hip -hop. Creía que al escribir su nombre el artista grafitero podía provocar una quiebra, una falla en el sistema. Creía que  el  arte  opera,  como  la  magia,  en  el  campo  de  las  transformaciones ("remanipulación"  es  el  concepto  que  utiliza  de  modo  casi  obsesivo). Rammellzee creía que su escritura, que la escritura del grafiti era un arma de guerra,  que  el  lenguaje  es  un  acto  de  violencia,  y  que  mediante  la deconstrucción de sus símbolos y refactorización del wildstyle  puede ser liberada de la tiranía del sentido interesado de éste, y una vez liberada, puede ser transformada en arma contra la manipulación que del lenguaje hace el sistema  a  través  del  estilo  e  ideología  que  define  como Panzerismo Ikonoklasta, desmantelando y dilucidando simultáneamente tanto el lenguaje físico como personificando una cultura e historia de violencia. Es un campo de  batalla  lingüístico  similar  al  ocupado  por  T.S.  Eliot,  Desnos,  Joyce, William S. Burroughs o Genesis P-Orridge. Quizás lo sea, el artista grafitero, el  escritor,  actúa  como un  terrorista,  se  cubre la  cara  y  se protege  en  la oscuridad de las miradas del sistema y sus perros guardianes, el sistema lo señala como tal: es un vándalo, un terrorista que debe pagar con la cárcel por sus desmanes; lo combate con saña, lo sanciona y criminaliza, y envía a la opinión  pública  contra  él.  Afortunadamente otras  voces  poderosas,  otros nombres influyentes, como el de Norman Mailer ven en el arte urbano algo más que vandalismo, como demuestra su serie de artículos y su libro de 1974 "Fe en el Grafiti" junto al fotógrafo Jon Naar. Cuando esto no vale, cuando la propaganda no funciona del modo deseado, cuando se queda a medias, el sistema  los  neutraliza  como  ha  aprendido  a  hacer  con  el  punk  y  otras expresiones urbanas, juveniles y potencialmente transgresoras a través de integrarlos: los saca de los túneles del tren y de las interzonas y los no lugares de la ciudad, de la oscuridad y los exhibe en el terreno seguro, inofensivo, de las galerías de arte, a la luz de lo puro. Cada cual, cada escritor urbano, es dueño de querer verse atrapado por esa luz, "triunfar" a la manera en que el realismo capitalista entiende el triunfo a base de dólares, asepsia y banalidad o  triunfar  a  la  manera  de  búsqueda  incansable  del  modo  de  combate  y pertenencia a la resistencia; de ver su nombre desintegrado en la molicie. El propio Rammellzee se vio envuelto en ese circuito de profilaxis y cuando se dio  cuenta  de  que  la  luz  hiere  más  que  la  tiniebla,  se  refugió  en  su casa/taller/galería como los monjes escribanos que tanto admiraba; protegió su nombre, la fórmula que le proyectaba. 

ULTRAMARINOS - PARROQUIA 13 - BELTZA EXPERIENCE - BAZTAN - MALERREKA - MUSIC - MUSICA - BROCANTE - GASTRONOMIA

Algo que me molesta profundamente de ciertos textos sobre artistas a los que admiro  o  acabo  de  conocer,  sobre  todo  si  este  o  esta  son  de  extracción humilde, es su obstinación en querer contar cómo triunfaron (a la manera en que el realismo capitalista...), cómo Red Bull o cualquier otra multinacional les ha preparado una retrospectiva si acaso era un artista visual, el relato de cómo sus obras llegaron a venderse por tantos dólares la pieza, cómo la gente guapa  comenzó  a  acudir  a  sus  exposiciones  en  las  galerías  de  moda  y aparecían  por  allí  los  artistas  que  antes  habían  "triunfado",  cómo,  en definitiva, la industria de la cultura, el capitalismo, fagocitó su creación. En realidad se trata más de hablar sobre el capitalismo mismo que sobre el arte o la creación. Se trata de incidir en que el arte o la creación debe tener una función, una utilidad material, -que el artista triunfa o no en relación no ya de su obra y la profundidad metafísica de esta sino de esa misma utilidad- y que esta utilidad es la de proveer a la industria de la cultura de productos susceptibles  de  ser  vendidos.  Desgraciadamente,  muchos  artistas  de  esa misma  extracción  se  entregan  al  contrato  fáustico  a  voluntad,  a  plena consciencia, en la fatua creencia de que es lo que deben hacer. Sus nombres, sus verdaderos nombres, han sido descubiertos por los poderosos magos de la banalidad y ahora toda su esencia les pertenece. 

RAMM:  ΣLL:  ZΣΣ,  como  YHWH  (y  que  me  perdonen,  si  pueden,  los ofendidos de la religión) no es un nombre, es una fórmula que aunque sea explicada es casi imposible de aprehender y, por lo tanto, de ser capturada. El artista protege su nombre; afirmó que es una palabra bastante compleja, derivada de RAM más M para Magnitud, E (sigma griego) para el primer operador de suma, primera L para longitud, segunda L para latitud, Z para z-bar, y nuevamente E (o sigma) para sumar. (Casi) nadie conoce el verdadero nombre del artista. "No se debe contar", dice su viuda, Zagari. "Eso está prohibido".  A  una  edad  temprana,  lo  cambió  legalmente  a  Rammellzee, acortado a "Ramm" por sus amigos, quienes respetan la prohibición porque entienden que ese territorio tiene más que ver  con la construcción de un misterio, un elemento sagrado, que conjura y salvaguarda la esencia; una comunicación  con  la  Esfinge:  Rammellzee  habla  en  tercera  persona;  ni siquiera es afroamericano, Rammellzee es latino: misterio sobre misterio. ¿Afrofuturismo? Ramm tiene mucho que ver con visionarios como Sun Ra, Bootsy  Collins,  George  Clinton,    o  Samuel  R.  Delany.  Rammellzee construye  su  concepto  de  Futurismo  Gótico.  "¿Quién  demonios  eres?" preguntan a Ramm cuando camina por la calle oculto tras las máscaras de su propio diseño. “Solo soy un "Joe" común”. No dice su nombre, lo reserva, como siempre, lo guarda ante los desconocidos que le preguntan, quizás uno de ellos no sea lo que parece ser. No es paranoia, es una construcción mágica. 


Rammellzee mostró interés por diferentes sistemas de escritura y alfabetos desde la caligrafía oriental a la de los escribanos sacerdotes europeos del XVI. Intrigado por el poder del lenguaje, comenzó a desarrollar y explorar nuevas características potenciales de las letras, las cuales, como ya se ha apuntado,  quiso  usar  como  armas  o  en  fórmulas  matemáticas.  En  1979, cuando tenía solo 19 años, escribió un manifiesto llamado "Tratado Icónico sobre el Futurismo Gótico", en el que afirmaba que las letras, después de separarse de su función principal, pueden usarse para combatir la opresión impuesta por los sistemas y sus recursos lingüísticos utilizados a lo largo de la historia para convencer a la población aceptar una realidad consensuada en base a la propaganda y la programación neurolingüística (espectáculos deportivos y musicales, industria del cine o la programación de televisión y a través del rapport, las ordenes encubiertas, anclaje, fisiología corporal, accesos oculares, referencia externa o interna, cambios de creencias e ilusión de alternativa. El verbo programar se refiere a la organización y planificación eficaz  de  las  diferentes  partes  de  un  proceso  para  obtener  un  resultado deseado optimizando los recursos. La PNL estudia cómo se organiza el ser humano  mentalmente,  las  experiencias  sensoriales  y  lingüísticas  para conseguir un objetivo específico. En otras palabras, se trata de saber cómo se estructura el pensamiento, la conducta y la emoción, y entender cómo se ha  programado  para  poderlo  reprogramar.  En  este  sentido,  Rammellzee contrapone  el  término  "remanipulación"  para  combatir  esa "reprogramación", es decir, da a entender que lo "manipulado" es necesario "remanipularlo",  concepto  que  sirve  tanto para  los  objetos  como  para el lenguaje)  Rammellzee  sintió  que  si  controlas  el  lenguaje,  controlas  el discurso, controlas el poder. Si el arte no alcanza a transformar un sistema o una sociedad entera, si tiene al menos el poder de poseer y transformar al artista.  

ULTRAMARINOS - PARROQUIA 13 - BELTZA EXPERIENCE - BAZTAN - MALERREKA - MUSIC - MUSICA - BROCANTE - GASTRONOMIA

Rammellzee hace referencia a las formas de letras de la caligrafía monástica como  el origen secreto de la escritura de grafiti wildstyle ,  y proclama el regreso a la letra ornamental hecha a mano que arrastra los límites de la legibilidad  como  un  reclamo  de  las  formas  lingüísticas  contra  la  tiranía mecánica de la prensa de Gutenberg y sus hormigas descendientes digitales. En este sentido, el también pionero del grafiti Fab 5 Freddy dice que "el wildstyle es del todo ilegible a no ser que hayas sido iniciado" y redefine el grafiti como "caligraffiti", el cual presupone un largo entrenamiento en un sistema  de  símbolos  exclusivos.  El  arte  urbano  como  sociedad  secreta. Rammellzee ve los trazos adicionales, las curvas cerradas, los ganchos y los remates  puntiagudos  como  una  forma  de  armamento  y  los  hace conscientemente ilegibles ("a no ser que hayas sido iniciado"). La filosofía del "Panzerismo Ikonoklasta" transforma las letras en naves de guerra que Rammellzee lanza por toda la ciudad como destacamentos lingüísticos; crea coches de juguetes "remanipulados" a los que llamó "Letter Racers" (habría que  ver  hasta  qué  punto  algunas  compañías  de  juguetes  como  Games Workshop  no se han "inspirado" en el trabajo  de Rammellzee  con estos artefactos  en  los  diseños  de  sus  propias  naves  llamadas,  curiosamente, "góticas"), la palabra 3D, "remanipulaciones" de objetos encontrados en la basura  de  Nueva  York  convertidos en  "tags",  firmas,  palabras,  nombres, grafemas  armados para  las batallas  ideológicas  contra la opresión de las masas por la tiranía del lenguaje y el salto hacia una visión anárquica del futuro donde deberíamos ser capaces de pensar en un mundo que funcione de manera diferente. Igualmente de la basura rescató los materiales con los que  compuso  sus  22  personajes  cósmicos,  más  que  disfraces,  llamados "Dioses de la basura", como Alpha Positive, Crux the Monk, un juez llamado Igniter  the  Master  Alphabiter,  Chaser  the  Eraser,  el  "pimp" Barshaw Gangstarr,  Gasholler,  el  cual  estaba  equipado  con  varios  pequeños lanzallamas, Destiny Destiny, Wind The Mother Of Natures, Reaper Grim, una secretaria  conocida como Vain  The Insane, un corredor  de apuestas llamado Chimer... 


Rammellzee es un icoclasta, por supuesto, un "panzerista ikonoklasta", un destructor de iconos. Si, según él, los romanos robaron el sistema alfabético de  los  griegos  a  través  de  la  guerra  y  en  la  época  medieval  los  monjes adornaron las letras para ocultar su significado a la gente, ahora, la escritura (gracias al wildstyle) está blindada contra futuras manipulaciones. También la arquitectura gótica se transforma: las catedrales son ahora un concepto ideológico, una nave de guerra, las formas arquitectónicas de un edificio de oficinas de Londres, Madrid o Taipei, Dubai o Karachi se sueltan de sus amarres y se transforman en un acorazado, transformando los gabinetes en cañones, las láminas de los andamios en velas; la arquitectura inmóvil se torna  dinámica  y  agresiva,  las  piedras  se  emancipan  de  la  tiranía  de  la gravedad para comunicar una idea de religiosidad barroca y arcaica, liberada de su función de ingeniería en el reino de lo puramente expresivo (el músico y escritor Luis Boullosa me recuerda el comienzo de la película de Monty Phyton El Sentido de la Vida, de 1983, en la que un edificio rompe con sus cimientos, suelta amarras, infla las velas y se transforma en un buque pirata). Es un proceso de "panzerismo ikonoklasta", futurismo gótico desvinculado -"remanipulado"-  de  su  función  original  (ya  sea  biológica,  artesanal  o religiosa)  y  transformado  en  un  objeto  de  armamento  simbólico  en  su referencia  al  espacio  profundo  que  a  su  vez  plantea  preguntas  sobre  la arquitectura histórica no ficticia y el diseño de naves espaciales, no como una  respuesta  necesaria  a  las  demandas  del  espacio,  los  materiales,  la interacción humana, la ingeniería y la artesanía, sino como un acto. Ciencia ficción,  cultura  pop,  semiótica  y  guerra.  La  apropiación  afrofuturista  de Rammellzee de las rarezas de la tecnocultura es una guerra de guerrillas semiótica, al igual que su "lenguaje", un argot de hip hop poderosamente encriptado, es el equivalente lingüístico de los "tags" de grafiti en toda lengua materna. En un ensayo sobre el inglés como el idioma "imperial" de Internet, la crítica cultural McKenzie Wark defiende la corrupción intencional y viral de la "lingua franca" de la monocultura corporativa global como un acto político. 

ULTRAMARINOS - PARROQUIA 13 - BELTZA EXPERIENCE - BAZTAN - MALERREKA - MUSIC - MUSICA - BROCANTE - GASTRONOMIA

Algunos críticos sitúan el trabajo de Rammellzee dentro del contexto del Afrofuturismo,  el  nexo  cultural  de  la  ciencia  ficción  de  la  ascendencia africana,  aunque  Rammellzee  trasciende  el  etnogénero  y  se  nutre igualmente de la combinación del exotismo oriental: imágenes japonesas de los mechas (ideas científicas tanto como de ciencia ficción que se centran en robots gigantes o máquinas, -mechs-, controladas por personas. Los mechas generalmente se representan como robots móviles humanoides. El término se usó por primera vez en japonés, -meka-, después de acortar la palabra de préstamo en inglés mekanikaru , "mecánico", pero el significado en japonés es más inclusivo, y "robot" o "robot gigante" es el término más restringido) y los samurai, las tradiciones africanas sobre creación de máscaras y la Edad Media  europea,  la  caligrafía  monástica  y  el  desarrollo  de  la  tipografía occidental,  el  idioma  griego  antiguo...  que  le  otorgan  una  conciencia ecléctica, universalista y globalizada que no se centra específicamente en las experiencias culturales africanas o afroamericanas. Esta trascendencia de lo étnico  o  local  y  su  concepción  del  "panzerismo  ikonoklasta"  hace  ver  a Rammellzee el mundo intencionalmente tomado por fuerzas de ocupación que  incluye  la  ciencia:  "¿Qué  han  hecho  los  alunizajes  por  nosotros? su valor, como la mayoría de las "grandes ciencias", tiende a ser principalmente un  truco  grandioso  de  relaciones  públicas,  un  espectáculo  de  fuegos artificiales  técnicamente  fetichista  para  una  cultura  ebria  de espectáculo".   También  la  arquitectura:  "En  términos  de  arquitectura histórica  y  especialmente  medieval,  existen  numerosos  ejemplos  de imposición  de  edificios  eclesiásticos  en  antiguos  sitios  paganos  que  se producen en toda Europa (y Tierra Santa). No hace falta un gran poder de imaginación para pensar en estos edificios,  capillas y catedrales, enclaves de control de una guerra de fe llevada a cabo sobre los paganos nativos y recién convertidos. Esta división y control del espacio, como un comandante en un juego de guerra, un jugador de ajedrez o el capitán de un equipo de fútbol controla el campo de batalla colocando sus piezas estratégicamente para cubrir el terreno significativo. En las afueras, el sonido ominoso de las campanas de las torres de las iglesias no solo llama a los fieles a la oración, sino  que también ahuyenta  a los trolls nativos de la zona: tales historias dependen en gran medida de la naturaleza simbólica de la arquitectura y hablan  de  la  colocación  de arcos  triunfales  romanos y  otros  ejemplos  de entender la arquitectura como principalmente expresiones de la intención imperialista". 

ULTRAMARINOS - PARROQUIA 13 - BELTZA EXPERIENCE - BAZTAN - MALERREKA - MUSIC - MUSICA - BROCANTE - GASTRONOMIA

Por lo tanto, Rammellzee sugiera que la arquitectura tiene una larga historia como  herramienta  de  opresión  y  control  por  parte  de  los  pueblos conquistadores, las élites gobernantes sobre los territorios dominados sobre los cuales desean una amnesia de su propio pasado o legado a base de pilares de piedra como hoy mismo podemos ver en nuestras ciudades cuando los "nuevos  conquistadores",  las  élites  económicas  que  "conquistan"  el territorio,  erigen  sus  nuevos  "templos"  y  "catedrales"  ocultando  bajo  el cemento los rastros pasados y con ello las posibilidades en base a trasformar la fisonomía de la ciudad mostrando sus símbolos, sus iconos (por lo tanto, siempre  serán  necesarios los  iconoclastas. Que  cada  cual  piense  en  esos "símbolos" de los "nuevos señores de la tierra" de su ciudad, seguro que encontráis  ejemplos.  En  Bilbao,  mi  ciudad,  se  alza  orgullosa,  como  un obelisco  a  la  mayor  gloria  del  realismo  capitalista  la  Torre  Iberdrola, monumento  funerario,  faro  negro,  levantado  muy  cerca  de  los  antiguos terrenos donde se escenificaron las últimas batallas campales del descontento obrero.  ¿Casualidad  o  hecho  buscado  y  simbólico?  La  Torre  Iberdrola empezó  a  levantarse  en  2007,  justo  en  el  principio  de  la  última  crisis económica.  No  existen  las  casualidades.). Al  igual  que  el "Panzerismo Ikonoklasta" muestra la restricción de las tipografías de la forma de letra convencional  como  sumisión  a  una  historia de  opresión  y  el  armamento estético de las formas de letra que las lleva más allá de su función lingüística, el dominio de las arquitecturas del entorno humano se ve interrumpido por el grafiti. Una arquitectura basada en la esterilización y la uniformidad del entorno, desafiada por el artista urbano, el escritor que toma ese continuo opresivo como principio organizador reconfigurándolo, "remanipulándolo". Caminar por el entorno urbano con el ojo y la mente de un escritor de grafiti es  desmantelar  la  organización  prevista  del  espacio,  los  dibujos  de  los urbanistas se cortan y reconfiguran en un paisaje completamente nuevo. Los rincones inferiores ignorados de los puentes se convierten en puntos focales, los límites se transforman en puntos de acceso, el paisaje en  un mapa de puntos estratégicos donde se puede ver esos grafiti rebeldes y ocultaciones. Su obstinada ocupación de los no lugares, aquellos sitios de tránsito como estaciones o vagones de metro y tren, fincas, talleres, almacenes o fábricas abandonadas,  elementos  de  una  sociedad  capitalista  en  descomposición, isletas  o  señalizaciones  en  mitad  de  las  autovías,  quitamiedos  y  otros elementos  del  mundo  en  tránsito  hacia  ninguna  parte...  Lugares  donde irrumpen  como  stalkers  creadores  y  cuya  acción,  quizás  subconsciente, parece desear reintegrar un punto de vista "humano" a esos lugares liminales al escribir sus nombres incomprensibles caligrafiados en alfabetos extraños, como es el lenguaje de la magia, renombrando, transformando el espacio, reformulando.  Las  oportunidades de expresión se  abren  en esos espacios ignorados, abandonados y liminales. Los tags, las fallas y las piezas dejadas por otros escritores se convierten en marcadores, no solo una pátina que indica espacios seguros para la escritura ilícita, sino un sistema dinámico de rivalidad  y  comunidad,  de  camaradería  ("Lo  que  necesitamos  es  una producción  de  conocimiento  hecha  con  un  sentido  de  camaradería". McKenzie  Wark.  La  camaradería  como  resistencia  ante  la  opresión neoliberal de la crispación y la separación)  que se abre paso a través de los lugares  estáticos  del  espacio  urbano  que  de  otro  modo  en  la  cultura dominante existen solo como espacio muerto entre los bancos de tierra, los edificios de las corporaciones de inversión de vidrio y cemento, los restos de máquinas rotas y las zonas de control social. En el centro de este campo de batalla  de  la  arquitectura  frente  a la  forma  de  las  letras  está  la idea  del abandono y la recuperación. El sustrato, la superficie, sobre la cual  tiene lugar  el "Panzerismo  Ikonoklasta" ,  ya  sea  el  tren  A  o  un  bloque  de viviendas, es un artefacto alienígena, diseñado y creado completamente fuera de la esfera social de aquellos que heredan y ocupan el espacio. El grafiti intergaláctico  armado,  reclama  el  objeto  tiránico  impersonal,  el  edificio, destruye  su  propósito  autoritario  y  lo  transforma  en  una  narrativa completamente nueva. No es solo la arquitectura la que se transforma de esta manera, la escena del grafiti de Nueva York y Rammellzee específicamente, surgieron escribiendo en los trenes, esa es la infraestructura de transporte de la  ciudad,  históricamente  la  calzada  romana  como  las  arterias  del imperialismo y la reconexión con la carrera espacial de la Guerra Fría como expresiones vehiculares de poder. Una infraestructura, un camino puesto en quiebra por el arte urbano.   

ULTRAMARINOS - PARROQUIA 13 - BELTZA EXPERIENCE - BAZTAN - MALERREKA - MUSIC - MUSICA - BROCANTE - GASTRONOMIA

El trabajo de Rammellzee se deja ver por primera vez en la década de 1970 en  los  túneles  y  vagones  del  metro  de  la  ciudad  de  Nueva  York,  donde garabateó intrincados grafiti junto a pioneros como Jean-Michel Basquiat (Basquiat y su amigo de la escuela secundaria Al Díaz se inclinaron por "tagear" como SAMO ©, un apodo / movimiento que cubrió el Lower East Side  de  Manhattan  con  epigramas,  declaraciones  y  preguntas  de  opción múltiple,  diseñadas  para  provocar  nuevos  pensamientos  y  atravesar  la monotonía mecánica de existencia cotidiana en una ciudad de rodillas ante el poder financiero. Basquiat declararía  "SAMO © IS DEAD" y se alejaría del grafiti, pero siguió siendo un participante integral en la escena de Nueva York con su arte visual altamente inspirado que reunió una gran cantidad de influencias del mundo real, comentarios sociopolíticos y referencias de la cultura popular con yuxtaposiciones agudas y penetrantes. A pesar de que Basquiat produjera el primer 12" de Rammellzee junto a K-Rob, el seminal "Beat  Bop",  al  cual  cambiaron  la  letra  escrita  por  el  propio  Basquiat  al considerarla intrascendente, nuestro escritor futurista gótico consideraba que Basquiat no era verdaderamente "un artista de los sueños" ), Keith Haring, Lee Quinones o Fab 5 Freddy de los Fabulous 5 (Una figura instrumental en la contracultura de Nueva York. Tanto un conector como un catalizador de varias escenas que hizo mucho para unir la escena artística y el punk con el grafiti de la ciudad en los comienzos del hip-hop. Al igual que Basquiat, pasó del grafiti al arte visual y también protagonizó "Downtown 81", la película que siguió a aquel a través de los bajos fondos creativos de Nueva York. En 1980, Debbie Harry le dio mayor visibilidad al citarle en el hit de Blondie "Rapture":  "Fab  5  Freddy  me  dijo  que  todo  el  mundo  vuela"  y  al  año siguiente hizo una notable contribución al hip hop con "Change The Beat", uno de los discos más sampleados de la historia.) Su territorio era el tren A, que serpenteaba desde su casa en Queens hasta el centro de Manhattan, el santuario interior de la vanguardia. Fue en los vagones manchados de tierra y  polvo  de  los  A  donde  comenzó  a  desarrollar  su  estilo  de  pintura  y  la filosofía  que  lo  impulsó. “Las  líneas  a  seguir  me  llegaron  en  la oscuridad. Dibujé por ansiedad, por desesperación, entre vías y policías a la carrera. Tomé decisiones rápidas”. Para él, el proceso de pintura comenzó instintivamente  en  los  vórtices  negros  de  estos  estudios  que  eran  los túneles. "El grafiti se creó en la oscuridad cuando no puedes ver, cuando no puedes más que tocar". Rammellzee inmediatamente se da cuenta de que el grafiti constituye una máquina de escribir del futuro. 

ULTRAMARINOS - PARROQUIA 13 - BELTZA EXPERIENCE - BAZTAN - MALERREKA - MUSIC - MUSICA - BROCANTE - GASTRONOMIA

La  oscuridad  de la  Nueva  York  en  la  que creció  en  la  década  de  1970, plagada de pobreza y discriminación, marcada por las divisiones de clase y raza. A partir de los años 50, las comunidades pobres, principalmente negras y latinas, habían sido expulsadas de Manhattan hacia viviendas subsidiadas por  la  comunidad  en  Far  Rockaway,  donde  desembarcó  la  familia  de Rammellzee. Para él, y para muchos de los primeros escritores de grafiti, rociar trenes y paredes se convirtió en una forma de desahogarse, ejercer poder y reclamar espacio. Rammellzee cruza un nuevo umbral al desarrollar: "Están los gladiadores, los bailarines freestyle combatiendo en el suelo, están los grafiteros combatiendo en el aire o en el espacio. Están los traductores, los DJs, los MCs. Los DJs hacen el sonido del pistón adentro del elemento grafiti o tanque". 

Los tags de Rammellzee tenían púas con líneas afiladas y explosivas que las hacían parecer armas. No lo hizo por accidente. Escribió extensamente sobre la  capacidad  del  alfabeto  para  librar  una  guerra  contra  el  lenguaje,  la desinformación y una sociedad represiva. "La letra está armada para detener todas las formaciones falsas, mentiras y trucos de la inteligencia colocados sobre  su  estructura",  escribió. "Creemos  que  la  guerra  siempre  está amenazando y golpeando a todos, pero no, teníamos las letras luchando por nosotros". 

Estas ideas se convirtieron en los componentes básicos del futurismo gótico, una filosofía que Rammellzee continuó desarrollando a lo largo de su vida. Con el paso del tiempo, se convirtió en una cosmología en toda regla, llena de  personajes  empeñados  en  salvar las  letras  de  "ser  institucionalizadas, encerradas  en  el  sistema  que  está magnetizado en las  puertas  de  nuestra nevera". 


En la década de 1980, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Ed Koch, lanzó una campaña para eliminar los graffiti  de los  subterráneos. En respuesta, Rammellzee comenzó a transmitir el futurismo gótico a través de pinturas y esculturas  forjadas  en  su  casa/taller/galería  de  Tribeca. Las  pinturas representaban espacios volcánicos y cósmicos donde letras irregulares, tan afiladas como guadañas, explotaban en brillantes charcos de resina, dejando salpicaduras  de  pintura  de  neón  en  aerosol. A  menudo,  apuntaban  a  su enemigo, la sociedad del control misma, representada por cadenas, esposas y nubes verdes gaseosas y enfermizas. A mediados de los ochenta, comenzó a  presentar  estas  ideas  en  3D. Hizo  esculturas  que  evocaban  los  restos fosilizados  de  la  vida  del  siglo  XX:  recortes  de  periódicos,  llaveros, eslabones de cadena y otros elementos, flotando en líquido epóxico. Quizás sus obras más icónicas fueron los "Dioses de la basura", armaduras de cuerpo completo, algunas de las cuales pesaban más de cincuenta. Rammellzee en esta época profundizó en su propio cosmos privado, el loft en Tribeca donde vivía,  que  bautizó  como  "Estación  de  Batalla". Su  oscuridad  era  una elección. En 1985, escribió una ópera, "El réquiem del futurismo gótico". En los años noventa, trató de promover sus ideas produciendo un cómic y un juego de mesa. Pensó que los fabricantes de juguetes podrían querer producir en masa sus modelos de "Dioses de la basura". Quiso producir "Alpha's Bet", una película épica que esperaba que finalmente resolviera el arco narrativo de su extenso universo. 

Rammellzee quería vivir al borde de la comprensión, en el límite donde el artista debe moverse y no ser fagocitado ni por su público ni por su propio ego, de una manera que invite a otros a preguntarse. El artista, Rammellzee, como enigma, desarrollando sus propias teorías sobre el lenguaje, el arte y la transformación de aquello tomado por realidad que en último término es una imposición  y  usándolo  para  desarrollar  sus  creaciones  extrañas  y profundamente visionarias, ya fuera hip hop abstracto, arte cósmico y meta visual, performance o esculturas esotéricas de objetos encontrados. Muchos aspectos de la  vida de  Rammellzee siguen siendo un completo misterio, incluida la fecha exacta de su nacimiento (decía de sí mismo que tenía 6 mil millones de años) y el nombre que recibió cuando nació. 

Rammellzee  murió en 2010 a la edad de 49 años, debido a complicaciones derivadas de años de consumo de alcohol (su trago favorito era un licor de malta llamado Old English) y la inhalación de gases tóxicos producidos por la resina que utilizó para hacer su trabajo. 

ULTRAMARINOS - PARROQUIA 13 - BELTZA EXPERIENCE - BAZTAN - MALERREKA - MUSIC - MUSICA - BROCANTE - GASTRONOMIA


Comentarios:

Eneko - 2024-02-21 09:27:27 -
Muy interesante! Eskerrik asko

Añadir un comentario ver comentarios



(No sera mostrado)






Beltza Records. San Juan 9, 20003 Donostia EH Tel: 00 34 943 430669 - Contactar