Beltza Records - Keep on Rythm & Blues Style!
Soul Jazz R&B Reggae/SKA Dance Punk 60s 70s POP/Rock Metal Extras Latino Brasil
ver el carrito
ABRIGOS DE CUERO, ESVÁSTICAS Y CONFUSIÓN
ABRIGOS DE CUERO, ESVÁSTICAS Y CONFUSIÓN
2010-12-03 - 9704 visitas - Tags: , , , , , , ,
© All rights reserved.

sol
ABRIGOS DE CUERO, ESVÁSTICAS Y CONFUSIÓN: MÚSICA INDUSTRIAL, NEOFOLK Y NAZISMO.
 
Vayan por delante dos perogrulladas. Perogrullada número 1: como de todos es sabido (¿es sabido?) el término industrial es sólo válido para las bandas que grabaron en el sello de Throbbing Gristle, establecido en 1976, Industrial Records (ya entonces lo anunciaban como: industrial music for industrial people) donde grabaron los propios TG, amén de otros artistas tan sugerentes como Monte Cazazza, Leather Nun, Robert Rental & Thomas Leer, Surgical Penis Klinik, Elizabeth Welch, Dorothy, William S. Burroughs, Clock DVA, Chris Carter (de TG), Cabaret Voltaire o Richard H. Kirk (miembro de Cabaret Voltaire). 
A nada que nos fijemos en la nómina descubriremos que Industrial Records no abogaba, ni mucho menos, por una uniformidad de sonido, ni por un corpus homogéneo. Allí cabía el tecno pop de Rental y Leer, el ruidismo de Cazazza, el spoken word del escritor Burroughs, el pop naif de Dorothy o el standard jazz de la Welch. Había una clarísima intención de epatar y tocar los cojones al stablishment, mucho más que construir corriente artística alguna. Peones del caos, podríamos decir, tomando el título de la novela de Michael Moorcock. Pero lo cierto es que el término industrial ha llegado hasta nuestros días como etiqueta musical aplicable incluso a grupos metaleros como Nine Inch Nails (solo hace falta visitar la wikipedia para darse cuenta hasta qué punto tal adjetivo está absolutamente desvirtuado). Vale. De todos modos lo aceptaremos para no recurrir a giros infinitos del lenguaje.
 
Sin duda alguna esa heterogeneidad en la concepción artística del sello les hacía estar en las antípodas del pensamiento unificado del nazismo o el fascismo.
 
Perogrullada número 2: el régimen nazi y los nazis en general aborrecen éste tipo de música. Si bien a muchos nazis actuales les encanta el hardcore y cosas como Skrewdriver, no es ésta una música que encaje bien con sus presupuestos mentales (1).
 
Habrá que recordar que el régimen nazi histórico condenó según qué tipos de música como el jazz por considerarlo degenerado, prohibió la música de Felix Mendelsshon y fueron quemadas en la hoguera partituras de otros compositores como Mahler, Bloch, Bruch o Schöenberg. Incluso en los primeros años del nazismo la simple posesión de instrumentos equivalía a una condena de muerte. Más tarde comprendieron el poder propagandístico de la música y fueron miembros del partido nazi quienes se encargaban de la aprobación y funcionamiento de tal o cual concierto. Eventos dónde se aprovechaba para ensalzar al régimen, bajo la hipnosis de masas (2).
 
Imaginemos qué podrían pensar de la música de TG o Z´EV sus nietos y bisnietos. Vamos, que no me imagino yo a uno chavalotes rapados y gamados aporreando a un moro de mierda o un guarro (con perdón) mientras silban el United de TG. Más bien lo harían entonando un aria de Las Valkirias de Wagner (¡ojo, compositor favorito de Hitler, pero fuera de toda sospecha de filonazismo! Beethoven o Bruckner serían otros de sus favoritos). Entonarían algo de Wagner o quizás una composición de Carl Orff (sí, sí, el de Carmina Burana y autor de la marcha oficial de las Olimpiadas de Berlín de 1.936). La coreografía de la paliza estaría, por supuesto, bajo la dirección de Herbert Von Karajan o la batuta de Wilhelm Furtwängler (¡oh, sí, miembros del Partido Nazi! Lo mismo que Richard Strauss, titular de la Cámara de la Música). 
Tampoco me imagino yo a estos sanos muchachos dedicando álbumes al Marqués de Sade, como sí que hicieron Nurse With Wound y Whitehouse.
 
En fin, a poco que uno esté despierto se da cuenta de que la música que interesaba a los nazis históricos es la música del orden y no la del caos, exactamente como en sus ideales políticos. Precisamente Throbbing Gristle y demás grupos industriales o ruidistas como Merzbow, Wolf Eyes, Whitehouse, Francisco López o Zbigniew Karkowski parten del caos para crear su arte.
 
Un arte rupturista, quizás deudor del futurismo italiano de principios del Siglo XX (3). En este caso la conexión con posturas filofascistas sería más obvia, puesto que Marinetti o Russolo (creador de la fantástica máquina Intonarrumori y del manifiesto El Arte de los Ruidos) tuvieron sus coqueteos con un incipiente fascismo. Pero no olvidemos que el futurismo quería crear un arte partiendo de cero, es decir, sin nostalgias y sin herencias, tratando de crear nuevos lenguajes. Así mismo, en sus inicios, el fascismo fue un movimiento progresista y socialista (¿o socializante?). Después todo se fue a la mierda.
 
Curioso cuanto menos es el caso de nuestros Esplendor Geométrico, que toman para sí la estética del futurismo soviético, y a los que nadie nunca ha acusado de comunistas o estalinistas. Cuando sí que se les ha acusado, una vez más, de nazis o fascistas. ¿Quizás por sus ritmos marciales? ¿Quizás por que nunca se han casado con las corrientes imperantes? ¿Es que tan confundidos estamos con los símbolos, o son ganas de tocar las pelotas y que no salgamos de nuestra ignorancia? Cualquier respuesta a éste caso es una mierda pinchada en un palo.
 
Pero claro, hay una tremenda confusión sobre las tendencias políticas de muchas de estas bandas, y muchas veces ellos mismos juegan al despiste. Throbbing Gristle (y toda su saga: Psychic TV, Chris And Cosey o Carter Tutti, Coil y PTV3) por ejemplo, han lanzado continuamente un mensaje político claro, no explícito pero sí implícito a través de su música y su actitud. Ahora adivinad vosotros de qué se trata. Aunque a mí siempre me ha fascinado esa corriente suya a caballo entre el situacionismo, dadá y el anarquismo.
 
Creo, no obstante, que esa confusión se ha creado más sobre las bandas del neofolk folk noir o industrial folk. La estética nazi mola. El aura de romanticismo oscuro, paganismo y ocultismo ha subyugado a muchos artistas, sobre todo desde la irrupción del punk, donde se utilizaron sus símbolos con la sana intención de tocar las bolas, asustar a las viejas y los pusilánime y crear esa confusión (Siouxsie, Sex Pistols...), y después en el afterpunk (o en la onda siniestra) donde pienso que llegaron a creerselo un poquito más (enormes poetas como Ian Curtis de Joy Division, un hombre terriblemente conservador y, a mi modo de ver, un tanto inocentón con según qué cuestiones. En todo caso no puedo considerar nazi o folonazi a un declarado seguidor de Bowie, Iggy Pop, Ballard o Burroughs) aunque nunca sin pasar de ese idealismo oscuro que evocaba, más que nada, el ideario nórdico de bosques míticos helados y solitarios, pisadas de botas sobre la nieve, el graznido del cuervo, el ojo del invierno o el ruido de tambores atávicos. Ese ideario volvió a darse con el advenimiento del Black Metal y Burzum o Mayhem... y volverá a darse.

Y es que el poder del símbolo es tremendo y para muchos creadores es más dichoso tratar de explicarse a través de él, pues están en la certeza de que el símbolo no miente.
 
La iconografía les permitir hablar sin decir, aunque a veces no trae consigo sino más confusión. Aun así se arriesgan.
Detengámonos ahora un momentito en cuatro de los grupos punteros del neofolk que más han tenido que soportar el sambenito de nazis y mil chorradas más por el estilo. Quizás sea el momento de desmontar el mito.

death
 
DEATH IN JUNE
 
Death In June se forman en Inglaterra en 1.981 por Douglas P. y Tony Wakeford, antiguos miembros del grupo punk anarquista Crisis, con quienes tocaron y desde donde apoyaron movimientos como el Rock Against Racism, Right To Work o la Anti-Nazi League desde 1.977.
 
Douglas P. admitió su interés por el Nacional Bolchevismo y, a través de tal ideología, el interés por políticos como Gregor Strasser y Ernst Röhm, disidentes del Partido Nazi (Strasser fue asesinado la famosa Noche de los Cuchillos Largos) y que abogaban por unas políticas anticapitalistas y socialistas. Así mismo ha reconocido su interés por todos los aspectos del Tercer Reich y su importancia e influencia en el devenir de Europa y por ende del mundo entero. También reconoce haber leído Mi Lucha de Adolf Hitler para conocer su pensamiento. En principio nada de esto le convierte en nazi.
 
Tras algunos conciertos de Death In June cancelados en ciudades como Lausana o Chicago, las respuestas de Douglas P. no han ayudado, ciertamente, a dar algo de luz al embrollo. Más bien al contrario, se ha mostrado encantado por el lío montado.
Sinceramente, a mí me parece cojonudo. La gente debe aprender a pensar por sí misma. Debe aprender a discernir lo cierto de lo falso, lo que es de lo que nos quieren hacer creer que es. Desde luego el mundo no es blanco o negro (4).
 
Desde el principio Death In June eligieron una estética oscura y fuerte, paródica del nazismo y la violencia, pero también de la tragedia griega (¡aquellas impagables máscaras!) el paganismo y el tradicionalismo. Sí, convencidamente tradicionalistas (al estilo de Julius Evola) y confesos amantes del esoterismo y los sistemas mágicos de Alisteir Crowley (5). Pero nazis, no.
No es que sea definitivo pero, Douglas P. siempre se ha declarado abiertamente homosexual. Además de haber colaborado con muchos artistas israelíes.
 
Death In June usaron toda una serie de símbolos que los han identificado hasta nuestros días. Las máscaras, los trajes de camuflaje, el Totenkopf-6, las runas, la mano con el látigo y las tres barras fueron elementos simbólicos importantes para ellos. Douglas P. lo explica: D.I.J siempre a estado fascinado por los símbolos y sus efectos, así como el título But whats end when the symbols shatter? ( Pero en que terminará, cuando se destruyan los símbolos?) El Totenkopf 6 es una traducción visual del nombre, la calavera y el número 6 (sexto mes) Muerte en Junio. En 1984 un puño sujetando un látigo, hizo más extensiva la simbología de D.I.J, Los ingleses usamos la expresión to hold the whiphand que significa tener el control, así como en 1997 D.I.J realizó el álbum Take care and control . Es así como todo está conectado, todo es simbólico, todo está colocado de una manera contradictoria y eso es importante en el mundo de D.I.J

sol
 
SOL INVICTUS
 
Sol Invictus fue fundado por Tony Wakeford en 1.987 al abandonar Death In June en 1.984, y tras pasar tres años estudiando sistemas mágicos.

Profundamente tradicionalista (¡y ojo que tradicionalista no quiere decir conservador!) Tony Wakeford nos explica la elección y el significado del nombre: El nombre deriva de los cultos romanos pre-cristianos del 'Sol Invicto'. Escogí tal nombre porque el sol ha sido siempre un símbolo importante y como el culto del Sol Invicto estuvo a punto de derrotar al Cristianismo parecía un buen nombre.

Añado que el nombre completo del Sol Invicto es Deus Sol Invictus, El Invicto Dios Sol, y fue un título religioso dado al menos a los dioses Elagábalus y Mitra. Tony Wakeford ha sido y es anti-cristiano, adorador de Mitra y el paganismo.

En cualquier caso no hay en su discurso ninguna referencia al filonazismo, siendo en este particular mucho más claro que su antiguo compinche Douglas P. en Death In June y menos ambiguo. Aun así Mr. Wakeford ha tenido que soportar similares críticas. Críticas totalmente injustificadas hacia una creación que no se entiende y se confunde con lo que a cada cual le da la gana. Y si son unos cuantos los que gritan bien alto tal o cual verdad, los más atorrantes y pusilánimes les seguirán. Tal es el encantamiento del pensamiento de la masa.
 
current_93_14

CURRENT 93
 
Current 93 es el medio creativo del inimitable David Tibet desde 1.982. Desgraciadamente ha sido también acusado de adorador de esvásticas (6). En realidad ésta acusación viene debida a títulos de obras suyas como Swastikas for Noddy y Kalki As Hitler, y dicen las malas lenguas que fueron debidas a la pérfida influencia del ínclito Douglas P., amigo suyo. Como si David Tibet no tuviera criterio propio o personalidad, y vaya si la tiene. David Tibet ingresó en la Ordo Templi Orientes ¡con quince años! En realidad a todos estos artistas lo que se les puede achacar, y tener en común, son sus intereses mágicos. Y parece ser que esto les lleva, en su parte de ritual o ceremonial y simbología a un acercamiento o similitud con los presupuestos nazis. En realidad el nazismo hizo un gran trabajo de síntesis de símbolos universalmente reconocibles y siendo lo suficientemente hábiles como para apropiarse de ellos y hacerlos suyos (como si hubieran sido suyos desde siempre) Una brillante maniobra del partido nazi que no dudó con contar con verdaderos expertos en simbología y ocultismo para sus fines.
 
Desde luego los intereses de David Tibet no se quedan solo en una leve fascinación por la imaginería nazi. Obviamente lo de esvásticas para Noddy es una broma en toda regla. Hoy en día nuestros muchachos pueden ver en la televisión los dibujos animados de Noddy (bastante recomendables, por otra parte. Personaje creado por Enid Blyton) Dibujos animados que son los favoritos del bueno de Tibet (en serio). Kalki como Hitler tiene otra explicación: Kalki fue la última encarnación de Vishnu que llegaría para poner fin a nuestra época. Savitri Devi decía que esa Kalki era Adolf Hitler. Ya vemos que de simpatía por el pequeñín, nada de nada.
 
Como decía, las influencias e intereses de David Tibet eran amplísimos, desde los textos sagrados de todas las religiones a Los Cantos de Maldoror de Lautreamont o La Divina Comedia de Dante Aligheri, pasando por Dostoievsky, Tolstoy, Kierkegaard, William Blake o Hildegard Von Bingen, Love o Comus, como otros cientos de nombres más que nos conectan con la Alta Sabiduría.

En contradicción a las posturas de Tony Wakeford o Douglas P., David Tibet es profundamente cristiano, cristiano y apocalíptico, cosa que le enfrenta, de raíz, a los postulados nazis. Podría extenderme hasta el infinito sobre uno de mis artistas de cabecera, hablando de su amistad y colaboraciones con Steven Stapleton de Nurse With Wound y Jhonn Balance de Coil, entre otros, pero aquí hablamos de las conexiones de estos artistas con el nazismo y, en este caso, queda establecido que no es más que una falacia.

boyd
 
BOYD RICE
 
Dejo para el final al más controvertido de ellos: Boyd Rice. Nacido en 1.956 y amigo de Anton LaVey, fundador de la Iglesia de Satán, inició sus experimentos musicales a mediados de los años setenta del siglo pasado.

Por encima de su música, absolutamente inclasificable tanto bajo con su propio nombre como la firmada como NON, Boyd Rice ha sido vilipendiado desde diferentes frentes. En realidad él siempre se ha sentido a las mil maravillas en esa tesitura, cuando no creando confusión él mismo.
 
Mucho se ha hablado sobre la famosa foto junto a Bob Heick uniformados ambos con los ropajes del American Front, movimiento ultraderechista estadounidense. Esta foto fue publicada en multitud de publicaciones filonazis, a lo que Rice contestó con una sonrisa maliciosa y un fue una diablura. Desde luego a mí no me escandaliza. Esta actitud es muy propia de los seguidores de Crowley y de, como en este caso, los amigos de Anton LaVey.
Boyd Rice en realidad siempre ha rehusado clasificarse a sí mismo (como hace el hombre verdaderamente libre) y deja esa tarea a los cuadriculados que parten de sus prejuicios y su estrechez de miras. Para los que piensan por pensamientos de otros y dicen lo que otros quieren que digan. Cojonudo (7) (8).
 
Desde luego cuando se toca el asunto del nazismo o del filonazismo se tocan muchas sensibilidades, y en realidad parece que muchos están deseando ver esas inclinaciones donde asoman otras bien distintas.
 
La liberación del hombre en sociedad no se produce únicamente en democracia. La liberación e iluminación del hombre se consigue tras un largo y arduo trabajo individual, enfocado a la comprensión del mundo y de la vida. Y desde luego esto no se consigue desayunándose con la sutil propaganda ideológica que continuamente nos invade desde múltiples frentes.
 
Yo no creo en regímenes políticos, yo creo en el deber para consigo mismo y para con los demás. Yo creo en la maravilla continua y en la creación. Yo creo en la magia, y estos artistas la crean.

the
 
(1) Incomprensiblemente muchos jóvenes skins nazis adoran el ska, el rocksteady, el reggae o el soul. Todas ellas músicas creadas por seres inferiores. Con un par de cojones. Así de incongruentes se muestran estos chavalotes.

(2) Vaya, esto me recuerda temendamente a la actitud de la izquierda abertzale durante los primeros años ochenta del pasado siglo, cuando creían que la música apartaba a los muchachos del buen camino (su camino, por supuesto); para más tarde darse cuenta del poder propagandístico y de convocatoria juvenil de la música en general y del rock en particular (¡carne fresca y mentes debilitadas para controlar!). De este modo apoyaron el autodenominado Rock Radikal Vasco. Si no me creéis u os parece exagerado lo que cuento podéis consultar viejas entrevistas con los míticos Eskorbuto. A quienes, por cierto, quisieron a toda costa meter en ese saco, sin que ellos se dejaran, por supuesto.

(3) Sobre este particular recordaré aquí las palabras de mi amigo Diego Glofo: Por cierto apasionante va a ser el debate sobre la relación del nazismo y la música industrial. ¿No habrá quizás que profundizar, en este caso, en la fascinación de estos grupos por las vanguardias europeas de entreguerras como forma ... de desmarcarse de la, en su momento, imperante cultura pop estadounidense...?.

(4) Blanco o negro es lo que nos quieren hacer creer nuestros actuales regímenes democráticos, tan justos ellos para con todos nosotros, mientras entonan a grito en voz el sacrosanto nombre de la libertad. Libertad de comercio, quieren decir.
Nuestros regímenes democráticos de listas cerradas que permiten, e incluso alentan, la ascensión al poder de tipos y tipas ambiciosos y sin escrúpulos. ¿Sigo…?.
 
(5) El mago Alisteir Crowley, otro hombre empeñado en hacernos despertar de nuestro continuo dormitar. A veces a través de métodos confusos. Fue declarado como El hombre más depravado del mundo en su país natal Inglaterra. De pelotas.

(6) En realidad la esvástica es un símbolo ancestral y universal asociado al sol y ha sido adorado de la India al Perú pasando por el pueblo celta o el vasco. ¿Qué otra cosa sino es nuestro Lauburu? ¿O es que quizás el nazismo es tan viejo como el tiempo?

(7) Aquí os dejo una declaración del propio Boyd Rice sobre esas acusaciones de fascismo. Os las dejo en inglés por que me da una pereza tremenda ponerme a traducir (además, no lo hago demasiado bien):
 
I've always done everything at my disposal to avoid labeling what I do, or to avoid being labeled myself... To be beyond any existing classification has always pleased me. Unfortunately, I have learned over the years that when you refuse to be categorized, there's a world full of people (all entirely less well qualified) who are only too eager to pigeonhole what you do or think. That the pigeonholing is generally more a reflection of what they think, or assume, is fairly obvious— The will to label will always prevail over what's being labeled, usually at the expense of either truth or understanding... I have never made any secret of any of my thoughts or areas of interest. I've always been honest, open, and upfront. I have never pretended to be a nice guy, because I'm not. It's fairly impossible to remain true to oneself and still be a nice guy. Similarly, only people as misanthropic as myself can be counted on not to have to lie to others, since we have the unique luxury of not caring what sort of opinions others formulate about us... When all is said and done, I have no great quarrel with being labeled a fascist. While it is not the whole story, it implies (to me) a sort of Marquis De Sade worldview that sees life in terms of master and slave, strong and weak, predator and prey. I know such views are highly unfashionable, but to me they seem fairly consistent with what I've seen to be true. If others choose to see the world in terms of sugar, spice and everything nice, that's certainly their prerogative, and I would never dream of trying to tell them otherwise. However, I might suggest that they always keep a loaded pistol on the off chance that they could possibly be mistaken.

(8) Os dejo un enlace a un grupo de Facebook donde creen que Boyd Rice is not a Nazi. Yo me he apuntado a él.

cabaret

cabaret

cabaretchris

throbbing

musica

chris

musica

T.G.

monte

monteleather

leather

robert

surgical

spk_01

surgical

baby

dorothy_01

dorothy_02

william

william

william

clock

clock

death

death

sol

sol

sol

futurismo_01

marrinetti_03

marrinetti_10

marrinetti_12

russolo_carra_marinetti_boccioniluigiluigi

aleister

aleister

aleister

aleister

crisis_01

soldios
 
esplendor
 
By: Carlos G. de Marcos

carlos

Comentarios:

Javier Calvo - 2010-12-03 16:12:54 -
Está muy bien, aunque yo creía que la confusión llevaba 20 años superada
anónimo - 2011-02-14 07:39:06 -
Cualkiera q' tiene q' ver la ideología q' tnés con la música q' escuchás?!
jan - 2011-03-21 19:25:33 -
genial como analizaste este tema, fijate que a rammstein, siendo un grupo pop que juega y desafía también se lo toma como facismo.
proudhon bax - 2021-05-31 22:19:29 -
aborregada y de mente debilitada sera tu puta madre! si alguien escoge alguna opcion politica POR QUE LE VIENE EN GANA y dedicar su vida a ello que problema hay? ese individualismo barato de yo y mis cojones de gentuza como boyd rice solo muestra cobardia y miserableza de espiritu (por eso detesto tanto a la escoria liberal) meterse en una causa colectiva se llama ALTRUISMO Y SOLIDARIDAD CON LOS DEMAS SUBNORMAL! a mi, mis años de militancia anarquista me han dado mucha satisfaccion personal y nadie me metio en eso ni me lavo el cerebro BOCACHANCLA! y ningun bonehead se va a poner a escuchar musica negra, son los skinheads antifascistas (rash, sharp y trojan skinheads) los que escuchan esa musica.
y tony wakeford si fue militante del national front durante un tiempo, que despues se arrepintiera es otra cosa. y el tradicionalismo es igual de estupido que el racismo o el nacionalismo xenofobo y es tremendamente reaccionario y magufo (todas esas idioteces de odio al mundo moderno terminan en locos antivacunas o en conspiranoicos atacando a la ciencia y defendiendo la homeopatia) mas lectura y menos rebuznos!

Añadir un comentario ver comentarios



(No sera mostrado)






Beltza Records. San Juan 9, 20003 Donostia EH Tel: 00 34 943 430669 - Contactar